Iglesiaehistoria.com
Papas Santos de la Iglesia

No somos seres humanos con una experiencia espiritual,

somos seres espirituales con una experiencia humana.

 

Pierre Teilhard de Chardin

SAN SIRICO

Papa de 385 a 399

 

El obispo Himerio de Tarragona, en 384 mediante carta, consultó a San Dámaso I, papa de 366-384, algunas dudas sobre unos asuntos de disciplina eclesiástica.

 

Habiendo muerto Dámaso, le contestó su sucesor, el papa Siricio, que le mandó hacer cumplir sus prescripciones a los obispos de su provincia y también a los gallegos, béticos y lusitanos.   El año 385, Sirico, contesta en los siguientes términos:

 

“En cuanto mantenemos que la observancia del santo tiempo Pascual no debe ser relajada de ninguna manera, de la misma manera deseamos que los infantes quienes, por causa de su edad, todavía no pueden hablar, o los que, en cualquier necesidad, carecen del agua del santo bautismo, sean socorridos a la mayor brevedad posible, por miedo a que, si dejasen este mundo, fuesen privados de la vida del reino por haber sido rechazada la fuente de salvación que deseaban, esto puede conducir a la ruina de nuestras almas. Si los que están en peligro de naufragio, o de ataque de enemigos, o en un cerco incierto, o puestos en una condición desesperada por causa de una enfermedad física, pidan lo que en su fe es su única ayuda, que reciban en el mismo momento en que piden el premio de la regeneración por el que ruegan. ¡Basta ya de los errores del pasado! A partir de ahora, que todos los sacerdotes observen la regla antedicha si no quieren ser separados de la sólida piedra apostólica en que Cristo ha fundado su Iglesia universal”.

 

La actividad de Sirico se orientó a reforzar la autoridad de la Iglesia de Roma, a través de decretales pontificias y epístolas a obispos que contenían reglas, disposiciones y decisiones conciliares.

 

Siricio fue el primer papa en utilizar su autoridad en sus decretos utilizando palabras como: "Mandamos", "Decretamos", "Por nuestra autoridad..." en el estilo retórico típico del emperador.

 

Colaboró en repetidas oportunidades con Ambrosio de Milán, e Isidoro de Sevilla lo recordó como clarissimus pontifex, "ilustre pontífice". Siricio fue el primero en usar el título de Papa, en 398.

 

La palabra "Papa" proviene del latín papas y ésta del griego πάππας (páppas), "papá", usado en oriente como signo de respeto con obispos y presbíteros y en occidente desde el siglo III específicamente a los obispos. Mencionado en relación al obispo de Roma desde el siglo V como "Papas Urbis Romae" y con exclusividad desde el siglo VIII.

 

En cuanto al significado de Papa, algunos sostienen que se trataría de un acróstico de "Petri Apostoli Potestatem Accipiens", significando “Receptor de la Potestad del Apóstol Pedro”. Parece ser poco probable esta acepción.

 

Otra explicación es que es la unión de las dos primeras sílabas de las palabras latinas: Pater y Pastor, que se traduce como "Padre y Pastor". Tampoco es aceptable

 

La propuesta de Urbano II (1042-1099), tras el Cisma de Oriente, para designar a todos los primeros pontífices de la religión católica en 1098, reúne las iniciales de:

 

      Pedro (primer Vicario de Cristo en la iglesia)

      Apóstol (que significa 'enviado')

      Pontífice ('constructor de puentes ,entre el ser humano y Dios')

      Augusto ('consagrado')

 

Gregorio XI (1330-1378) ordenó el título como modo formal de nombrar a los obispos de Roma.

 

En 391, el Sirico nombró a san Agustín el obispado de Hipona.

 

Siricio murió el 26 de noviembre 399 y está enterrado en la catacumba de Priscila.

 

 

SAN ANASTASIO I

Papa de 399 a 401

 

Anastasio fue elegido Sumo Pontífice en época del emperador Graciano, y sucedió en la silla petrina a San Siricio en diciembre del 399.

 

Anastasio condenó a Orígenes por algunas de las exageraciones hechas en sus comentarios bíblicos. También escribió varias cartas a las iglesias de África en contra del cisma donatista.

 

Entre sus amigos estaban San Agustín, San Jerónimo y San Paulino de Nola. Jerónimo habla de él como un hombre de gran santidad, que era rico en su pobreza. Gobernó durante el tiempo de las invasiones bárbaras.

 

Le sucedió en el papado su hijo, Inocencio I.  Inocencio también fue un gran Papa.

 

San Jerónimo, quien tuvo palabras de alto elogio para Anastasio, llegó a escribir que, si murió tan pronto, fue "porque el mundo no podía ser decapitado mientras lo gobernase tal obispo", en alusión a la caída de Roma, que tuvo lugar en el año 410 por obra de Alarico.

 

 

TOMADO DE:

https://es.wikipedia.org/wiki/Siricio

http://es.catholic.net/op/articulos/35672/cat/214/siricio-santo.html

http://www.vaticanocatolico.com/iglesiacatolica/papa-san-siricio-bautismo-de-deseo/#.Vr5iQvnhCM8

https://es.wikipedia.org/wiki/Anastasio_I_(papa)

http://ec.aciprensa.com/wiki/Papa_San_Anastasio_I

http://www.es.catholic.net/op/articulos/35745/anastasio-i-santo.html

Iglesiaehistoria.com   |   Querétaro, México   |   2017

Todos los Derechos Reservados

Un Areópago del siglo XXI