Iglesiaehistoria.com
Papas Santos de la Iglesia

No somos seres humanos con una experiencia espiritual,

somos seres espirituales con una experiencia humana.

 

Pierre Teilhard de Chardin

SAN PEDRO PAPA DE 30-67

PRIMER VICARIO DE CRISTO EN LA TIERRA

 

Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del Reino de los Cielos y lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos. -Mateo 16: 13-20.

 

Simón Pedro nació en Betsaida, junto al lago de Genezareth, a finales del siglo I a. C. Es conocido también como san Pedro, Kefas, o simplemente Pedro, fue, de acuerdo con múltiples pasajes neotestamentarios, uno de los discípulos más destacados de Jesús de Nazaret. Su nombre de nacimiento era Shimón bar Ioná y era pescador de oficio en el mar de Galilea. Por su seguimiento de Jesús de Nazaret, se constituyó en el apóstol más conocido y citado del Nuevo Testamento en general y de los cuatro Evangelios canónicos y los Hechos de los Apóstoles en particular, que lo presentan bajo muy variados aspectos.

También es citado por Pablo de Tarso en sus epístolas, incluyendo la Epístola a los gálatas donde lo refiere como una de las tres columnas de la Iglesia de Jerusalén (Gálatas 2:9). Figura de primer orden y de firme valor teológico en razón del ministerio que le confió el propio Jesucristo, es también conocido como el príncipe de los apóstoles. Dado el prestigio del que gozó en la Iglesia primitiva, proliferaron también los "escritos apócrifos" centrados en su figura, como el Evangelio de Pedro, el Apocalipsis de Pedro, los Hechos de Pedro, los Hechos de Pedro y Pablo, y la Predicación de Pedro.

Simón era casado y según Clemente de Alejandría tenía hijos. Otros escritos, parte del corpus declarado apócrifo en Nicea, mencionan que había tenido, exactamente, una hija. También gracias al autor Clemente de Alejandría nos llega la información de que la esposa de Pedro sufrió el martirio.

Según el evangelista San Mateo Jesús dijo a Pedro y a su hermano Andrés: "Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres".

Para el evangelista San Juan existe el siguiente texto: "Tú eres Simón, hijo de Jonás, pero te llamarás Kefas" (que quiere decir roca).

Simón podría decirse que fue el que negó a Jesús, su discípulo más allegado, y esto, se nota en los evangelios. Existen muchos pasajes importantes donde vemos a Simón muy cerca de Jesús: la Transfiguración, la Última Cena, La oración en Getsemaní, en la Multiplicación de peces y panes, en la negación del Maestro en el patio de los judíos, etc.  Pedro es el primero que Jesús llama y lo nombra roca sobre la cual construirá su Iglesia. Pedro es el primer Papa ya que recibió la suprema potestad pontificia del mismo Jesucristo. El ministerio Petrino asegura los cimientos que garantizan la indefectibilidad de la Iglesia en el tiempo y en las tormentas. La barca del pescador de Galilea es ahora la Iglesia de Cristo. Los peces son ahora los hombres. Dar las llaves significa entregar la autoridad sobre la Iglesia con el poder de gobernar, de permitir y prohibir.

Pedro fue un pecador arrepentido. Cristo lo perdonó y confirmó su elección. Pregunta a Pedro: "¿Me amas más que éstos?". Pedro afirma tres veces su amor. Jesús entonces le dice "Apacienta mis ovejas".  Signo de su misión como pastor universal de la Iglesia. Su ministerio se sostendrá gracias al poder de Cristo, quien ora por él. "He rogado por ti para que tu fe no desfallezca. Cuando te conviertas, confirma a tus hermanos" (Lc 22,32). Es Cristo el Buen Pastor quien confiere su poder de perdonar, consagrar, enseñar y dar testimonio.

Pedro ejerció su primacía entre los Apóstoles con entereza y valor. El fue La Roca en la que la Iglesia fue fundada. Su capacidad de conversión quizás sea lo que hace su historia ejemplar para nosotros pecadores. Pedro cayó muy bajo en la noche que negó al Señor. Después se arrepintió y ascendió hasta llegar a obispo de Roma, mártir, y guardián de las llaves del reino de los cielos.

Luego de la Ascensión de Jesús, Pedro ocupa, sin discusión alguna, el primer puesto entre los apóstoles: propone y preside la elección de Matías, en sustitución del traidor Judas; pronuncia el primer discurso evangelizador al pueblo el día de Pentecostés; obra en nombre de Jesús los primeros milagros.

El mismo Pablo, una vez convertido, y a pesar de haber recibido el evangelio por una revelación de Jesucristo, subió alrededor del año 39 a Jerusalén, para ver a Pedro y permaneció con él quince días : señal clara de la veneración que Pablo tenía hacia el elegido por el Señor como cabeza visible de la Iglesia.

Fue obispo de Antioquía por 7 años y después pasó a ser obispo de Roma donde fue martirizado por el emperador Nerón alrededor del año 67, el mismo año que San Pablo. Así lo estiman tres Padres de la Iglesia: San Ireneo, San Clemente de Alejandría y Tertuliano. Fue sepultado en lo que hoy es el Vaticano donde aún se encuentran su restos bajo el altar mayor de la basílica de San Pedro. Esto ha sido comprobado en los encuentros arqueológicos y anunciado por Pío XII al concluir el año santo de 1950. Una tradición poco contrastada sitúa su tumba en la colina del Vaticano, lugar en donde el emperador Constantino hizo levantar en el siglo IV la basílica de San Pedro y San Pablo.

Pedro realizó varios viajes misioneros: va de Jerusalén a Samaria-Hechos 8: 14-25;  se dirige a Cesárea desde Jerusalén pasando por Lida y Jope -Hechos 9: 32, 11: 2;  va hacia Antioquia desde Jerusalén- Hechos 15: 1-14 ; Gàlatas 2: 11.

San Pedro murió crucificado. El no se consideraba digno de morir en la forma de su Señor y por eso lo crucificaron con la cabeza hacia abajo. El lugar exacto de su crucifixión fue guardado por la tradición. Muy cerca del circo de Nerón, los cristianos enterraron a San Pedro. Hoy descansan sus huesos en la basílica de San Pedro, y su cabeza y la de San Pablo en la de San Juan de Letrán en Roma.

La iconografía de San Pedro tiene en primerísimo lugar las llaves del Reino. El gallo que le recordó la negación de Jesús, también está en las imágenes y entre sus atributos se cuentan también la barca, por su profesión. Ocasionalmente se lo reviste de los atributos de un obispo o de un papa, si bien las tradiciones relativas a estos no se fijaron hasta mucho más tarde. Las escenas de su martirio lo presentan por lo general cabeza abajo

 

 

 

INFORMACIÓN TOMADA DE:

www.corazones.org/santos/pedro_apostol.htm

ec.aciprensa.com/wiki/Apóstol_San_Pedro#.U8Anfvl5MoM

http://es.wikipedia.org/wiki/Sim%C3%B3n_Pedro

Iglesiaehistoria.com   |   Querétaro, México   |   2017

Todos los Derechos Reservados

Un Areópago del siglo XXI