Iglesiaehistoria.com
Papas Santos de la Iglesia

No somos seres humanos con una experiencia espiritual,

somos seres espirituales con una experiencia humana.

 

Pierre Teilhard de Chardin

SAN LEON IX

Papa de 1049 a 1054

 

 

Su nombre era Bruno de Dagsburgo y nació en 1002, en Alsacia que formaba entonces parte del Sacro Romano Imperio.. Estaba emparentado con la familia real de Alemania. Había nacido de un hogar cristiano y muy culto.

 

Era hijo del conde de Alsacia, Hugo de Egisheim, y por ende pariente del emperador Enrique III. Su madre estaba vinculada a los carolingios de Francia occidental.

 

A los cinco años fue confiado al obispo Berthold de Toul para ser educado en la escuela catedralicia, donde mostró sus dotes. Tras la muerte de su tutor, fue llamado a la corte del emperador Conrado II.

 

En 1026 condujo a las tropas levantadas a Toul para una campaña en Lombardía.

 

A la muerte del obispo Hermann de Toul, en 1026, cuando tenía apenas 24 años, fue propuesto por el clero como su sucesor. Conrado le concedió el permiso para ser obispo de Toul pero Bruno se negó a hacer el juramento de fidelidad al obispo metropolita de Tréveris y éste se negó a ordenarle. Tuvo que intervenir el mismo Conrado y el 9 de septiembre de1027 fue consagrado por el arzobispo Poppo de Tréveris, dignidad que ocupaba cuando, en noviembre de 1048, fue designado por Enrique III, en un congreso de príncipes y obispos celebrado en Worms para suceder en el pontificado al efímero Dámaso II.

 

Bruno primero fue obispo de Tulle durante veinticinco años, en donde defendió enérgicamente a su comunidad, y una vez elegido para la sede romana, reunió varios sínodos para acordar la reforma de la vida del clero y la extirpación de la simonía.

 

Bruno desplegó una vigorosa actividad. Promovió la reforma del clero y las buenas costumbres del pueblo; convocó varios sínodos diocesanos que condenaron severamente la simonía y la venta de indulgencias, práctica entonces muy arraigada, y trató de intensificar la vida monacal. Se mantuvo en permanente contacto con san Hugo, abad de Cluny, y con Halinard, arzobispo de Lyon, organizador de uno de los movimientos reformistas de Francia y a san Pedro Damián. Al mismo tiempo, llamó a su lado como colaboradores a los hombres más eminentes del clero, entre ellos al monje Hildebrando, futuro san Gregorio VII, para nombrarlo Archidiácono y hacerlo Secretario pontificio. Gregorio VII llegó a ser el pontífice más grande de su siglo y uno de los mayores en toda la historia de la Iglesia.

En 1049 Bruno peregrina por Italia, Alemania y Francia.

 

El papa León IX, con grandes dotes para serlo, vio iniciarse la polémica con el patriarca de Constantinopla que conduciría después de su muerte al cisma de Oriente, y su desafortunada guerra defensiva contra los normandos en el sur de Italia concluyó con una derrota y con el cautiverio del propio León. En 1053 armó un ejército que resultó derrotado en Civitate por Hunifredo de Apulia y Roberto Guiscardo y en la que cayó prisionero, no recobrando la libertad hasta poco antes de su muerte.

 

Miguel Cerulario, patriarca de Constantinopla, censuró a la Iglesia de Occidente a causa de algunas normas disciplinarias y litúrgicas que diferían de las de Oriente. Era un pretexto para realizar la separación y situarse a la cabeza de la Iglesia Griega. Bruno le escribió una notable carta y envió una embajada a Constantinopla, pero no pudo evitar el cisma, que se produjo en 1054.

 

Murió el18 de abril de 1054 y fue muy llorado por los romanos por su gran bondad. Fue canonizado en 1087 por el papa Víctor III.

 

Un hecho muy significativo del pontificado de Bruno fue la consumación del Cisma de la Iglesia Oriental que estalló en 1054 cuando el papa tratando de lograr una alianza con Bizancio contra los normandos mandó una embajada a Constantinopla encabezada por el cardenal Humberto de Silva Candida y formada por los arzobispos Federico de Lorena y Pedro de Amalfi.

 

La coyuntura en Constantinopla no era la más propicia ya que su Iglesia estaba encabezada por el patriarca Miguel I Cerulario, quien había amenazado con cerrar las iglesias latinas en Constantinopla que no adoptasen el rito griego. Humberto de Silva Candida, a su llegada, negó el título de patriarca ecuménico, el segundo puesto en la jerarquía eclesiástica de Constantinopla y, además, dudó de la legitimidad de la elevación de Cerulario al patriarcado. El Patriarca reaccionó negándose a recibir a la legación pontificia.

 

El cardenal Humberto respondió publicando su “Diálogo entre un romano y un constantinopolitano”, un tratado en el que critica las costumbres griegas; y redactando una bula de excomunión contra Cerulario, tras lo cual abandonó inmediatamente la ciudad.

 

La reacción Bizantina, el 24 de julio de 1054, fue la contra-excomunión del cardenal Humberto y su séquito. Así se llegó a la ruptura y a partir de entonces ya nunca más se mencionó el nombre del papa en la liturgia bizantina, y se cerraron en Constantinopla las iglesias para los latinos. El papa León había fallecido pocas semanas antes.

 

 

TOMADO DE:

https://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=120

http://es.wikipedia.org/wiki/Le%C3%B3n_IX

http://www.santopedia.com/santos/san-leon-ix

https://es.groups.yahoo.com/neo/groups/cristoamigo/conversations/messages/10842

http://es.catholic.net/op/articulos/32113/cat/214/leon-ix-santo.html

 

Iglesiaehistoria.com   |   Querétaro, México   |   2017

Todos los Derechos Reservados

Un Areópago del siglo XXI