Iglesiaehistoria.com
Papas Santos de la Iglesia

No somos seres humanos con una experiencia espiritual,

somos seres espirituales con una experiencia humana.

 

Pierre Teilhard de Chardin

SAN  HORMISDAS

Papa de 514 a 523

 

Hormisdas u Ormisdas, nombre que procede del persa antiguo Ormusd, "el gran señor sabio," fue un papa  abanderado de la paz, que consiguió acabar con el cisma de Acacio en Oriente, y en Occidente e  hizo respetar por las nuevas poblaciones los derechos de la Iglesia. perteneció a una rica y honorable familia de Frosinone (Frusino) en la Campaña de Roma (Latium).

 

Hormisdas, originario de la Campania, fue un diácono de Roma, viudo, cuyo hijo san Silverio había de ceñir también la tiara pontificia. Su conducta le ganó la estima de san Enodio, obispo de Pavía, quien profetizó que un día sería papa. La profecía se cumplió dos años después de la muerte de san Símaco, el año 514. Fue el notario del sínodo en San Pedro en 502, y Enodio de Pavía, con quien tenía una amigable relación, expresó la convicción que este diácono Romano, tan eminente por su piedad, riqueza y distinguida cuna, podría ocupar la Sede de Roma.

 

Prácticamente, el nuevo papa tuvo que consagrar toda su actividad al problema delicado y complejo de la situación que había producido en el Oriente el cisma provocado por Acacio de Constantinopla, con el fin de aplacar a los monofisitas. A Hormisdas pertenece el honor de haber acabado con el cisma mediante la confesión de fe que lleva su nombre: la «Fórmula de Hormisdas». Este documento, citado todavía por el Concilio Vaticano I, es una de las pruebas más fehacientes de la autoridad que se atribuía al papa en los seis primeros siglos. Desde el comienzo de su pontificado los asuntos de la Iglesia Griega ocuparon su atención especial.

 

Durante su papado encargó a Dionisio el Exiguo, un astrónomo de origen escita y abad de un monasterio romano, reformar el calendario existente, tarea que resolvió al establecer el año del nacimiento de Jesús como primero de la era cristiana.

El  pontificado de Hormisdas fue glorioso por el vigor con que sostuvo la doctrina, por la reforma del clero, por la paz que procuró a las Iglesias de Oriente, por la expulsión de los maniqueos de Roma, y por sus limosnas y liberalidades con los Santos Lugares.

 

En medio de toda esta actividad entre Roma y Constantinopla por el establecimiento de la paz irrumpió una nueva disputa que giró sobre la fórmula: “Uno de la Trinidad fue crucificado”. Esta fue promulgada en Constantinopla en 519 por Juan Maxentio y numerosos monjes Escitas sostenidos por Justiniano (controversia Teopasquita).

Los delegados del patriarca y del papa opusieron la demanda de que esta fórmula debía ser incorporada como un dogma de la Iglesia. Los monjes continuaron a Roma donde causaron algún problema; también se dirigieron a los obispos Africanos entonces residentes en Cerdeña. En 521 Homisdas se pronunció en el sentido de que la fórmula en cuestión, aunque no falsa, era peligrosa porque admitía una falsa interpretación; que el Concilio de Calcedonia no necesitaba enmienda.

 

Alrededor de ésa época el Obispo Africano Possessor, a instigación de algunos monjes africanos, apeló al papa por información relacionada con la actitud de la Iglesia hacia el Obispo de Riez, Provenza, cuyas opiniones Semipelagias coloreaban sus escritos. En su réplica Homisdas reprochaba severamente el espíritu de discordia de estos monjes. No prohibió la lectura de los trabajos de Fausto, pero decidió que lo que fuera bueno en ellos debía ser preservado y lo que fuera contrario a la doctrina de la Iglesia debía ser rechazado.

 

No se sabe cuando nació Hormisdas, pero murió en 6 de agosto de 523. Poco antes de su muerte el papa recibió la nueva de que Thrasamund el Rey Vándalo del Norte de Africa había muerto en 523, y que la severa persecusión de los católicos en esa región ya había cesado.

 

 

 

INFORMACIÓN TOMADA DE:

http://www.documentacatholicaomnia.eu/

http://ec.aciprensa.com/wiki/Papa_San_Hormisdas#.U_NqPvl5MoM

http://es.wikipedia.org/wiki/Hormisdas

Iglesiaehistoria.com   |   Querétaro, México   |   2017

Todos los Derechos Reservados

Un Areópago del siglo XXI