Iglesiaehistoria.com
Papas Santos de la Iglesia

No somos seres humanos con una experiencia espiritual,

somos seres espirituales con una experiencia humana.

 

Pierre Teilhard de Chardin

SAN  ELEUTERIO  PAPA DE: 175-189

 

eleuterio Eleuterio era natural de Nicópolis, Grecia; y su nombre en griego, «eleuthería», significa libertad. Fue diácono de la Iglesia Romana en tiempo del papa san Aniceto (c. 154-164), y evidentemente permaneció como tal bajo el papa san Sotero, al cual sucedió cerca del año 175. Fungió como secretario papal en el encuentro que Aniceto tuvo con Policarpo de Esmirna.

 

En parte de su pontificado fue emperador Marco Aurelio (161-180), que a pesar de su sabiduría filosófica, llevó a cabo persecuciones a los cristianos, aunque la situación de los cristianos en Roma no parece haber revestido especial gravedad. Y bajo el sucesor de Marco Aurelio, su hijo Cómodo (180-192), los cristianos gozaron de paz. Así la Iglesia puedo dedicarse a solucionar las divisiones que las doctrinas gnósticas, montanista y marcionista habían provocado en su seno.

 

Alrededor del 177, Ireneo, nativo de Esmirna, acompaña a varios confesores de Lyon a ver al papa Eleuterio para discutir con él la cuestión de los efectos de la herejía Montanista. Ireneo es portador de una carta en la que la iglesia de Lyon ruega al papa que preserve la unidad de la comunidad. Durante el pontificado de Eleuterio, Ireneo escribió una gran obra contra los gnósticos, el Adversus haereses, donde estudia todas las escuelas heterodoxas.

 

En la época de Eleuterio surgió en Frigia una herejía que turbó internamente la paz cristiana, se trataba del Montanismo, movimiento fundado por Montano, y que se difundió durante décadas, hasta entrado el siglo III; a él perteneció, años más tarde, Quinto Septimio Florente Tertuliano, Tertuliano (160-220). El Montanismo invocaba el liderazgo carismático del Espíritu Santo, y acentuaba el escatologismo inminente, es decir, la llegada muy próxima del fin de este mundo, con la consiguiente venida de la Jerusalén Celestial.

 

Según se deduce de Tertuliano, un obispo de Roma les envió a los montanistas unas cartas de conciliación, que fueron luego dejadas sin efecto. Es posible que esa actitud conciliadora se refiera al papa Eleuterio, ya que, estando él al inicio de la crisis, es posible que haya agotado todos los medios para mantener la comunión. El «Liber Pontificalis» le atribuye al papa Eleuterio un decreto de que los cristianos no debían despreciar ninguna clase de comida («Y además afirmó que ningún alimento sea repudiado por los cristianos, ya que han sido creados por Dios»). No es fácil saber el contexto de esta afirmación; en algunas hagiografías se atribuye a la abolición de prácticas alimentarias judaizantes, pero es poco probable, más bien es posible que se refiriera a las prohibiciones alimentarias de los montanistas y gnósticos, o que el autor del «Liber» haya proyectado hacia la época de Eleuterio un decreto que en realidad se refería a las costumbres alimentarias de los priscilianistas, más en consonancia con la fecha del «Liber Pontificalis».

 

Más tarde, también por motivos de la controversia montanista, llegó a Roma para reunirse con Eleuterio, el obispo Abercius de Hierápolis en Frigia. Abercio, se dice que evangelizó Siria y Mesopotamia. Fue encarcelado por el emperador Marco Aurelio.

 

También en tiempos de Eleuterio se registró en Roma el cisma de Blasto debido a la cuestión pascual. Otro personaje que provocaba  movimiento herético era Florino haciendo innovaciones referentes a la verdad. Poco a poco, los montanistas furon separándose más y más de la doctrina católica, cambiando la Eucaristía, prohibiendo el matrimonio, etc. Pero no era fácil en los inicios de la herejía darse cuenta de que se trataba de una nueva desviación, porque no negaba claramente puntos de doctrina. Sin embargo, los aspectos «antisistema» de este movimiento, pusieron en alerta al Imperio y, no en Roma pero sí en la Galia y en el Oriente, muchos cristianos fueron martirizados por este motivo, aunque no fueran montanistas (en definitiva, al Imperio le daba lo mismo un acento teológico que otro). eleuterio02

Ese es el contexto de la carta que menciona el «elogio», que los mártires de Lyon de la persecución en la Galia del 177 envían a los fieles de Frigia, y también al Papa, pidiéndoles tolerancia y pacificación para solucionar la crisis montanista. La carta a Roma fue llevada por san Ireneo de Lyon, que aun no era obispo. Estas cartas no se conservan, pero sí las referencias en la Historia de Eusebio de Cesárea. Se cuenta que Eleuterio mandó a Fugacio y Damián a convertir a los bretones con lo que habría comenzado la primera evangelización de la Isla a petición de un tal rey Lucio, desconocido por algunas referencias.

 

Sin embargo la “Historia Brittonum” del siglo IX ve en Lucio una traducción del nombre céltico Llever Maur (Gran Luz), dice que los enviados de Lucio eran Fagan y Wervan, y explica que junto con este rey fueron bautizados todos los demás reyes isleños (reguli Britanniæ) (Hist. Brittonum, XVIII). Crónicas del siglo XIII añaden otros detalles. El “Liber Landavensis”, por ejemplo (ed. Rees, 26,65), da a conocer los nombres de Elfan y Medwy, los enviados de Lucio ante el Papa, y transfieren los dominios del rey a Gales. Un eco de esta leyenda penetró aun hasta Suiza.

En una homilía predicada en Chur y conservada en un manuscrito del siglo VIII o IX, San Timoteo es representado como un apóstol de Galia, de donde él vino a Bretaña y bautizó allí al llamado rey Lucio, quien se convirtió en misionero, fue a Galia, y finalmente se estableció en Chur, donde predicó el Evangelio con gran éxito. De este modo Lucio, el antiguo misionero del distrito suizo de Chur, se llegó a identificar con el alegado rey británico del “Liber Pontificalis”. Esta última obra es autoridad para la declaración de que Eleuterio murió el 24 de mayo, y fue enterrado en la Colina del Vaticano cerca del cuerpo de San Pedro. Su fiesta se celebra el 26 de mayo. eleuterio3

Eleuterio suprimió algunas costumbres hebraicas sobre la pureza e impureza de las viandas de las cuales los cristianos daban gran importancia.

 

INFORMACIÓN TOMADA DE:

http://es.wikipedia.org/wiki/Eleuterio

http://www.eltestigofiel.org/lectura/santoral.php?idu=1770

http://ec.aciprensa.com/wiki/Papa_San_Eleuterio

 

Iglesiaehistoria.com   |   Querétaro, México   |   2017

Todos los Derechos Reservados

Un Areópago del siglo XXI