Iglesiaehistoria.com
Papas Santos de la Iglesia

No somos seres humanos con una experiencia espiritual,

somos seres espirituales con una experiencia humana.

 

Pierre Teilhard de Chardin

SAN ALEJANDRO I PAPA DE: 106-115

 

San Ireneo de Lyon, quien escribe sobre Alejandro en el último cuarto del siglo II, considera a Alejandro el quinto Papa en la sucesión de los Apóstoles, aunque no dice nada de su martirio. Su pontificado es fechado diversamente por los críticos, por ejemplo 106-115 (Duchesne) o 109-116 (Lightfoot). Las fechas exactas de su pontificado son objeto de polémica entre los historiadores, debido a que las fuentes son discordes. En la Historia Ecclesiastica de Eusebio de Cesárea se dice que el pontificado duró del 108 al 119. El Catálogo liberiano del 109 al 116. El Liber Pontificalis solo habla del último año que sería el 116.

 

Hacia el 115, al final del pontificado de Alejandro I, como obispo de Roma, Ignacio de Antioquía escribe a los romanos ensalzando la dignidad de la Iglesia de Roma.

 

La tradición dice que instituyó el uso del agua bendita, a la que había que añadir sal, para purificar las casas cristianas, e introdujo en la eucaristía el pan ácimo y el vino mezclado con agua, para significar la unión de Cristo con su Iglesia, y representar la Sangre y el agua que salieron de su costado..

Formuló la excomunión contra los que impidiesen a los legados apostólicos que pudieran hacer lo que el Sumo Pontífice les mandara.

 

Convirtió con su predicación y trato celestial a muchos senadores y gran parte de la nobleza de Roma, y entre ellos a un prefecto llamado Hermes, con toda su casa y familia, que fueron en número de mil doscientas cincuenta personas, por lo cual fue preso por mandato de un gobernador llamado Aureliano; y mandado a la cárcel. Hizo muchos milagros entre los cuales se cuenta que estando en ella encadenado, vino a él de noche un niño con una hacha encendida en sus manos, que le dijo: "Sígueme Alejandro"; y habiendo hecho oración, y entendido que era el Ángel del Señor, le siguió, sin que las paredes, ni puertas, ni guardias le impidiesen la salida de la cárcel; y el niño le guió hasta la casa de Quirino, tribuno, en la cual estaba preso Hermes, que deseaba mucho verse con Alejandro, y había prometido a Quirino que por más que estuviese preso vendría a su casa.

 

También se dice que sufrió martirio al ser decapitado junto a San Evencio y San Teódulo, aunque esta tradición, que data del siglo V, es objeto de polémica desde que, en el siglo XIX, fueron descubiertos en la vía Nomentana, a las afueras de Roma, los restos de tres personas decapitadas y aunque en un principio se atribuyeron a Alejandro I y a sus dos compañeros de martirio y se trasladaron a la iglesia de Santa Sabina, el cuerpo que en un principio se atribuyó a este Papa parece corresponder a otro santo llamado también Alejandro. De ahí la presencia de una Passio escrita entre el siglo V-VI con varios eventos milagrosos y conversiones que habría logrado antes de morir. Lo habrían clavado en distintas partes del cuerpo hasta la muerte (mientras sus compañeros fueron decapitados).

 

Alejandro mandó a Evencio y a Teódulo, sacerdotes, que habían venido de Oriente, a que bautizasen a varios presos de la cárcel.

 

Esta noticia llegó a Aureliano y se enojó sobre manera, y habiendo mandado atormentar a los que en la cárcel se habían bautizado, mandó traer delante de sí a Alejandro con los dos presbíteros Evencio y Teódulo, y después de haber entre ellos mediado algunas palabras, dijo Aureliano: Dejémonos de pláticas, y tratemos de lo que hace el caso; e hizo que los verdugos desgarrasen a Alejandro, y le extendiesen en el potro, y atormentasen con uñas aceradas sus carnes, y quemasen los costados con hachas encendidas. En este tormento estaba callado; y le preguntó Aureliano: ¿Por qué callas? ¿Por qué no te quejas?; respondió Alejandro: Cuando el cristiano ora, con Dios habla.

Era un joven de treinta años cuando comenzó a gobernar la Iglesia; pero su vida y doctrina suplieron bien el defecto de su edad. Fue persona culta y sabia, discípulo de Plutarco y de Plinio el Joven.

 

TOMADO DE:

http://es.wikipedia.org/wiki/Alejandro_I_%28papa%29

http://ec.aciprensa.com/wiki/Papa_San_Alejandro_I

http://vidas-santas.blogspot.mx/2013/05/san-alejandro-i-vi-papa-y-martir.html

http://www.samuelmiranda.com.mx/sanalejandro1.html

 

 

Iglesiaehistoria.com   |   Querétaro, México   |   2017

Todos los Derechos Reservados

Un Areópago del siglo XXI