Iglesiaehistoria.com
Papas Santos de la Iglesia

No somos seres humanos con una experiencia espiritual,

somos seres espirituales con una experiencia humana.

 

Pierre Teilhard de Chardin

PANORAMA PAPAL DE LOS SIGLOS  I  AL  III

 

Este constituye el primer período del papado residiendo en Roma dentro de un imperio pagano que efectuaba duras persecuciones contra los cristianos. Aquellos cristianos que eran apresados tenían como destino su sacrificio y por ello la existencia de tantísimos santos en los primeros tres siglos. Entre estos cristianos, los papas también eran sometidos al martirio.

Los papas de los tres primeros siglos procedían de diferentes comarcas. Así San Pedro (42-67) era galileo; San Evaristo(100-109) procedía de Grecia.  También San Telésforo  (127-139) y San Higinio (139-142) eran griegos, lo mismo que San Antero (235-236).  La mayoría fueron originarios de Roma o de alguna región italiana pero hubo papas de regiones diversas: San Eleuterio (177-192) era de Epiro; San Víctor (192-201) de África.  El papa San Eustaquiano (275-283) nació en Luni-norte de Italia.  San Cayo (283-296) era de Dalmacia-Croacia-.  Con lo anterior se constata la catolicidad del cristianismo al elegir al Sucesor de Pedro en la silla pontificia.

 

En este período destaca la aparición del antipapa Novaciano (251-268)

Novaciano fue un cismático del siglo III, y fundador de la secta de los novacianos; fue un sacerdote romano, y él mismo se hizo antipapa. Su nombre se da como Novato por escritores griegos.

Poco se conoce sobre su vida. El Papa San Cornelio en su carta a Fabio de Antioquía relata que aparentemente cuando Novaciano era catecúmeno padeció de posesión demoníaca durante una temporada; pero que los exorcistas lo atendieron, y cayó en una enfermedad de la que se esperaba la muerte instantánea; sin embargo, se le dio el bautismo por afusión en su lecho de muerte. Al recuperarse no se le dio el resto de los ritos, ni fue confirmado por el obispo. Novaciano era un hombre de saber y había sido educado en composición literaria. San Cipriano de Cartago menciona su elocuencia (Ep. LX, 3) y un Papa (presumiblemente el Papa San Fabián) lo elevó al sacerdocio a pesar de las protestas (según Cornelio) de todo el clero y muchos de los laicos de que no era canónico admitir al clero a uno que sólo había recibido el bautismo clínico.

La obra anónima “Ad Novatianum” (XIII) nos dice que Novaciano “mientras estuvo en la única casa, esto es en la Iglesia de Cristo lamentó los pecados de sus vecinos como si fueran suyos propios, llevó las cargas de los hermanos, como exhortan los Apóstoles y fortaleció con consolación las recaídas en la fe celestial.”

A principios de 251 San Cornelio fue electo Papa en marzo, “cuando la silla de Fabián, esto es el lugar de Pedro estaba vacante”, con el consentimiento de casi todo el clero, el pueblo y los obispos presentes (Cipriano, Ep. LV, 8-9). Algunos días después Novaciano se declaró como Papa rival. Cornelio nos dice que Novaciano sufrió un cambio extraordinario y repentino; pues él había hecho un tremendo juramento de que nunca trataría de convertirse en obispo. Pero ahora envió a dos de los de su partido a citar tres obispos de una esquina distante de Italia, diciéndoles que debían venir a Roma de prisa, para una división que debía ser sanada por su mediación y la de otros obispos. Para asegurar la lealtad de sus partidarios Novaciano los obligó, al recibir la Sagrada Comunión a jurar por el Cuerpo y la Sangre de Cristo que no se pasarían al bando del Papa Cornelio.

En un par de meses Novaciano fue llamado herético, no sólo por Cipriano sino a través de toda la Iglesia, por sus severas opiniones respecto a la reinstalación de los que habían sido débiles, los lapsi, en la persecución. El afirmaba que la idolatría era un pecado imperdonable, y que la Iglesia no tenía derecho a restaurar a la comunión a cualquiera que hubiese caído en ella.

 

 

 

El listado de los pontífices de esta primera época es el siguiente:

San Pedro Papa de 30 - 67  Muerte de Santiago el mayor (41)

San Lino, de 67-76 Durante su pontificado fueron martirizados los evangelistas Marco y Lucas.

Martirio de Santiago menor (62), San Pedro (64) y San Pablo (67)

San Anacleto, de 76-88

San Clemente, de 88-97

San Evaristo, de 97-105  Muere San Juan evangelista (c.100)

San Alejandro I de 106 a 115

San Sixto I de 115-125

San Telésforo Papa de 125-136

San Higinio  de 136-140

San Pío de 140-155

San Aniceto de 155 a 166

San Sotero de 166 a 175

San Eleuterio de 175 a 189

San Víctor de 189 a 199

San Ceferino 199-217

San Calixto de de 217-222

Santo Urbano I de 222-230

San Ponciano de 230 a 235,

San Antero de 235 a 236,

 San Fabián de 236 a 250,

San Cornelio de 251 a 252

San Lucio I de 253-254

San Esteban I de 254-257

San  Sixto II de 257-258

San Dionisio de 259 a 268

San Félix de 269-274

San Eutiquiano de 274-283

San Cayo de 283-296

 

Los emperadores romanos que mantuvieron el poder son:

 

Tiberio, emperador (14 - 37)

Caligula (37 - 41)

Claudio (41 - 54)

Nerón (54 - 68) martirio de San Pedro (64) y San Pablo (67)

Vespasiano (69 - 79)

Tito (79 - 81)

Domiciano (81 - 96)

Nerva (96-98)

Trajano, emperador (98 -117) Muere San Juan evangelista

Adriano, emperador ( 117 - 138 )

Antonino Pío (138 - 161)

Marco Aurelio (161 - 180)

Guerras civiles

Septimio Severo (193 - 211)

Caracalla (211 - 217)

Alejandro Severo (222 - 235)

Anarquía Militar (235-285)

Diocleciano (285 - 305)

 

 

 

IMLG-2017

Iglesiaehistoria.com   |   Querétaro, México   |   2017

Todos los Derechos Reservados

Un Areópago del siglo XXI