Iglesiaehistoria.com
Entorno Matrimonial y Familia

"El Matrimonio es y seguirá siendo el viaje de descubrimiento más importante que el hombre pueda tener"

Soren Kierkegaard

 

"El matrimonio es como la muerte, pocos llegan a él preparados"
Anónimo

Entorno Matrimonial y Familia

LA FAMILIA, GRAN AGENTE EDUCADOR POR EXCELENCIA

 

Con el gusto de siempre, les saludo, y les comparto el tema de hoy.

 

   Sobre la familia se ha escrito tanto, se ha debatido tanto y su concepto se ha ampliado tanto que está convirtiéndose en un tema “Tabú”, como lo es hablar de política o religión, pero por siempre la familia la constituirán un papá, una mamá y los hijos.

 

Lo realmente preocupante es que el concepto y la estructura familiar actualmente está modificándose, perdiendo mucho de su esencia, y de los objetivos y beneficios que son únicos e insustituibles en la formación y educación de los miembros de la familia.

 

La familia está en un momento de profundo cambio, debido principalmente a la

incorporación de la mujer al mundo laboral, al distanciamiento entre el lugar de trabajo (y estudio en muchos casos) y el domicilio y debido también a los nuevos tipos de familia (monoparentales, divorciadas, separadas, reestructuradas…), y los actualmente incorporados por unas minorías, pero apoyados por leyes e instituciones donde los intereses económicos mueven montañas. La transformación se puede observar no solo en su composición, sino en su finalidad y funciones.

 

Algunos científicos, varios de ellos antropólogos, afirman que las funciones que cumple la familia, persisten y persistirán a través de todos los tiempos, pues esta forma de organización es propia de la especie humana, le es inherente al hombre, por su doble condición de SER individual y SER social y, de forma natural requiere de éste, su grupo primario de origen.

 

Partiendo de que muchos autores expertos en Pedagogía, afirman, y considero que muy acertadamente, que Formar en  la Educación es: CONSTRUIR para TRANSFORMAR al SER HUMANO en una MEJOR PERSONA, entonces, agregamos, completamos y concluimos que es dentro del Seno de la Familia, donde se forman esos seres, y que la FAMILIA ES LA EDUCADORA POR EXCELENCIA!

 

Una familia es familia desde el momento que hay un papá y mamá, incluso cuando la paternidad la ejerce solo uno de ellos y esto es suficiente para que pueda haber un educador y un educando, bajo el cobijo de un entorno eficiente para su sano desarrollo, aún dentro de la carencia o ausencia de uno de los padres.

 

La gran responsabilidad de la Familia en el proceso educador de una persona o personas que son sus hijos,  es mayúscula!. Si tomamos en cuenta que, La familia es el grupo humano primario más importante en la vida del hombre y la institución más estable de la historia de la humanidad.

 

 El hombre vive en familia, aquella en la que nace, y, posteriormente, la que el mismo crea. Es innegable que, cada hombre o mujer, al unirse como pareja, aportan a la familia recién creada su manera de pensar, sus valores y actitudes; trasmiten luego a sus hijos los modos de actuar con los objetos, formas de relación con las personas, normas de comportamiento social, que reflejan mucho de lo que ellos mismos en su temprana niñez y durante toda la vida, aprendieron e hicieron suyos en sus respectivas familias, para así crear un ciclo que vuelve a repetirse.

 

 La familia es un sistema que se auto dirige y rige con cierto grado de conciencia colectiva de sus miembros. Los padres, elaboran paso a paso su representación del modelo social de familia, es decir, de los valores sociales, morales, espirituales, que son  históricamente formados y sembrados en la conciencia moral y social de sus hijos acerca del matrimonio, la vida, la familia, sus funciones, la educación de sus hijos, la religión, la fe, etc.

 

Es precisamente tan importante la familia porque en ella el ser humano desde niño en su hogar aprenderá a admirar lo bello, a decir la verdad, a compartir sus cosas, a respetar la bandera y la flor del jardín ajeno, a descubrir a Dios, conocerle y amarle, y ese aprendizaje va a estar matizado por el tono emocional que le impriman los padres, los adultos que le rodean, por la relación que con él establezcan y, muy especialmente, por el ejemplo que le ofrezcan.

 

La familia debe permanecer hasta el fin de los tiempos, trabajemos arduamente por conservarla, cuidarla, fortalecerla, practicarla y promoverla. ¡Viva la Familia!

Hasta la próxima,  Dios mediante!!

 

 

ADRIANA OLVERA MEDINA

 

MAYO 2014

 

Regresar Cápsulas de Adriana

 

Cápsulas de Adriana

Iglesiaehistoria.com   |   Querétaro, México   |   2017

Todos los Derechos Reservados

Un Areópago del siglo XXI