Iglesiaehistoria.com

 

 

KARL RANHER (1904-1984)

PENSADOR CATÓLICO

 

 Karl Ranher, nacido en Friburgo de Brisgovia, fue un teólogo alemán, nacionalizado austríaco. Jesuita en 1922, se doctoró en filosofía con una tesis sobre Espíritu en el mundo (1939), que pretendía revitalizar, en contacto con el pensamiento de Heidegger, la metafísica tradicional. Con posterioridad, su pensamiento se extendió a todo el campo teológico (cristología, eclesiología, sacramentos, ecumenismo, acción política, vida religiosa, espiritualidad, cristianismo anónimo). Enseñó, con proyección internacional, teología dogmática y filosofía de la religión en Innsbruck, donde falleció en 1984, Viena, Munich y Münster. Fue designado teólogo consultor del Concilio Vaticano II y miembro de la Comisión Teológica Internacional. Entre sus numerosas obras cabe destacar Oyente de la palabra(1945), Escritos de teología (1954-1975) y Curso fundamental sobre la fe (1977).Fue uno de los teólogos católicos más potentes e influyentes del siglo XX.

 

Karl trabajó junto a Yves Congar, Henri de Lubac y Marie-Dominique Chenu, teólogos asociados a una escuela de pensamiento emergente denominada Nouvelle Théologie.

 

El 12 de febrero de 1984, mes y medio antes de su muerte, Karl clausuraba un Congreso en la Academia Católica de la Diócesis de Friburgo. Fue tal la respuesta de público que los asistentes tuvieron que marcharse al Aula Magna de la Universidad de esta misma ciudad. En la conferencia de clausura disertó sobre Las experiencias de un teólogo católico. Llama la atención inmediatamente la vinculación de dos palabras que durante mucho tiempo habían sido extrañas, podríamos decir que habían caminado por sendas distintas: experiencia y teología. Quizá habría que remontarse al gran Schleiermacher para encontrar en el segundo milenio del Cristianismo a un teólogo dogmático que pone en el centro de su reflexión la experiencia. Este hecho da razón de que para nuestro autor, por muy especulativa que sea la reflexión teológica, ésta siempre tiene su fundamento en la experiencia humana y religiosa y en realidad a ésta le sirve, dándole palabra y logos. Nada más empezar su conferencia Rahner avisó a los curiosos de que no iba a contar ningún tipo de vivencias interiores o intimidades inconfesables. Tampoco se iba a referir a acontecimientos que tuvieran que ver con el mundo de la política y de la Iglesia, al menos directamente, sino que esas experiencias tenían que ver con el ejercicio de su vocación y tarea fundamental como teólogo. En realidad puso de manifiesto las líneas fundamentales de su teología o características de un quehacer teológico que él consideraba esenciales para los teólogos del futuro. Las cuatro experiencias que como teólogo tomó en consideración fueron las siguientes: a) La analogía como forma fundamental del pensar teológico como forma menos inadecuada para hablar del misterio incomprensible que es Dios; b) El centro de toda la teología, desde donde todas las demás afirmaciones tienen que tenerse como secundarias, a saber, la libre autocomunicación de Dios a la criatura; c) La raíz religiosa y espiritual de su teología, enraizada en la espiritualidad ignaciana; d) La incongruencia entre la teología y otras ciencias, que obliga al teólogo a tener una palabra humilde y propia. Finalmente, como una experiencia que atraviesa todas ellas, la esperanza de lo que está por venir: la vida eterna.

 

Puede que su ensayo más importante fuese La Trinidad, que declaraba que “la Trinidad económica es la Trinidad inmanente, y la Trinidad inmanente es la Trinidad económica”. Lo que Rahner sintetizó con esta expresión es que el Dios del propio don (Geschenk, que tiene también el sentido de “regalo”) es para la cristiandad el mismo Dios que Dios en Sí mismo (“inmanente”). La completitud de la existencia humana ocurre al recibirse el don divino de su ser, alcanzable plenamente solamente a través de la visión beatífica del fin de los tiempos, pero presente en el tiempo anterior como gracia. En esta obra explora la proyección transcendental y existencial sobrenatural, la autocomunicación de Dios y la relación de cada persona divina con el hombre; la Trinidad económica es la inmanente, y viceversa; y la cuestión de la persona.

 

La base de la teología de Rahner es que todos los seres humanos tienen una conciencia latente de Dios en cualquier experiencia de limitación del conocimiento o libertad como sujetos finitos. Dado que tal experiencia es necesaria, pues constituye la “condición de posibilidad” de cualquier conocimiento o libertad como tal, Rahner emplea el lenguaje de Kant para describir esta experiencia como “experiencia trascendental”.

 

Tal es el alcance de la idea de Karl del “conocimiento natural de Dios”—el que puede ser conocido por la razón antes de la llegada de la revelación. Sólo se puede aproximar a Dios asintóticamente, de la forma que Rahner denomina “misterio absoluto”. Aunque se pueden suministrar pruebas de la existencia de Dios, estas pruebas sólo se refieren a la ineludible orientación del misterio que constituye—por necesidad trascendental— la naturaleza del ser humano.

 

Para Rahner, la doctrina central del cristianismo es la gracia. Es un término técnico que describe el mensaje central del evangelio: Dios se ha comunicado. La presencia del regalo de Dios, persistente e infalible en la vida de Cristo, sólo impedida por los errores de las interpretaciones depravadas e idólatras de este acontecimiento, es el punto central de la doctrina de la gracia. La gracia, según Rahner, es un elemento constitutivo tanto de la realidad objetiva de la revelación (la Palabra proclamada) y el principio subjetivo de la Escucha (con el Espíritu).

 

La interpretación particular de Karl del modo en el que la gracia se manifiesta es que la gracia es una modificación permanente de la naturaleza humana hacia una existencia sobrenatural (tomando prestado el término a Heidegger). La gracia, bajo la luz del cristianismo, es un elemento constitutivo de la existencia del hombre. Por esta razón, Karl duda de la posibilidad real de un estado de naturaleza pura (natura pura, existencia humana sin el involucramiento de la gracia), que le parece meramente imaginario.

Las fuentes filosóficas de la teología de Karl incluyen a Tomás de Aquino, leído desde la perspectiva de la filosofía continental contemporánea. Rahner recibió clases de Heidegger en la Universidad de Friburgo.

En 1973 le fue conferido el Sigmund-Freud-Preis für wissenschaftliche Prosa.

De su obra prolífera he aquí algunos libros traducidos al español:

a) Teología y filosofía:

- Espíritu en el mundo. Metafísica del conocimiento finito según Santo Tomás, Herder, Barcelona 1963.

- Oyente de la palabra. Fundamentos para una filosofía de la religión, Herder, Barcelona 1967.

 

b) Sobre la raíz religiosa y espiritual de su teología:

- Hora santa y siete palabras, Selecciones gráficas, Madrid 1956.  4

- Palabras al silencio, Herder, Barcel

- Palabras al silencio, Herder, Barcelona 1996.

- De la necesidad y don de la oración, Mensajero, Bilbao 2004.

- Oraciones de vida, Publicaciones claretianas, Madrid 1984.

- Sobre la inefabilidad de Dios: experiencias de un teólogo católico, Herder, Barcelona 2004.

 

c) Sobre el trasfondo ignaciano de su teología:

- Meditaciones sobre los Ejercicios de San Ignacio, Herder, Barcelona 1971.

- El sacerdocio cristiano en su realización existencial, Herder, Barcelona 1968.

- Palabras de Ignacio de Loyola a un jesuita de hoy, Sal Terrae, Santander 1990.

 

d) Obras teológico-pastorales:

- Misión y gracia (2 vols.), Dinor, San Sebastián 1966.

- Homiliario bíblico, Herder, Barcelona 1967.

- El año litúrgico. Meditaciones breves, Herder, Barcelona 1968.

- Fieles a la tierra. Reflexiones de un cristiano sobre la vida cotidiana, Herder, Barcelona 1971.

- La gracia como libertad, Herder, Barcelona 1972.

- Palabra en el mundo. Estudios sobre teología de la predicación, Sígueme, Salamanca 1972 (junto con B. Häring).

- Dios con nosotros. Meditaciones, BAC, Madrid 1979.

- Invitación a la oración. Solidaridad en el dolor y el compromiso, Sal Terrae, Santander 1979.

 

e) Obras teológicas de síntesis:

- Escritos de teología (vols: 1-7), Taurus, Madrid 1961-1968. Reeditados por la editorial Cristiandad. El resto de volúmenes (8-16) no han sido traducidos.

- Cristología en perspectiva teológica y exegética, Cristiandad, Madrid 1975. (junto con W. Thüsing).

- Curso fundamental sobre la fe. Introducción al concepto de cristianismo, Herder, Barcelona 8 1998.

 

 f) Diccionarios y participación en obras colectivas:

- Diccionario teológico, Herder, Barcelona 1970 (junto con H. Vorgrimler).

- Sacramentum Mundi, (vols. 1-6), Herder, Barcelona 1972-1978.

- Kerigma y dogma, Mysterium Salutis I, Cristiandad, Madrid 1970, 704-791.

- El Dios trino como principio y fundamento trascendente de la historia de la salvación, Mysterium Salutis II, Cristiandad, Madrid 1970, 359-449.

- Reflexiones fundamentales sobre antropología y protología en el marco de la teología, Mysterium salutis II, Cristiandad, Madrid 1970, 454-468.

 

g) Obras sobre temas teológicos particulares:

- Marginales sobre la pobreza y la obediencia, Taurus, Madrid 1962.

- Lo dinámico en la Iglesia, Herder, Barcelona 1963.

- Revelación y tradición, Herder, Barcelona 1965 (junto con J. Ratzinger).

- Episcopado y primado, Herder, Barcelona 1965 (junto con J. Ratzinger).

- Sentido teológico de la muerte, Herder, Barcelona 1965.

- La Iglesia y los sacramentos, Herder, Barcelona 1967.

- Teología y ciencias naturales, Taurus, Madrid 1967.

- Sobre la inspiración en la Sagrada Escritura, Herder, Barcelona 1970.

- El problema de la hominización. Sobre el origen biológico del hombre, Cristiandad, Madrid 1973 (junto con P. Overhage).

- Cambio estructural en la Iglesia, Cristiandad, Madrid 1974.

- Tolerancia, libertad, manipulación, Herder, Barcelona 1978.

- La infalibilidad en la Iglesia. Respuesta a H. Küng, BAC, Madrid 1978 (obra dirigida por Rahner).

 

Según Johann-Baptist Metz (1928-   ), la teología de Karl tenía ‘una tendencia: ser siempre una nueva iniciación al misterio del amor de Dios y, de este modo, un servicio a la esperanza humana.’ Aquí hay algunas frases suyas.

'Jesús es el “sacramento original” de la salvación en el que “la voluntad salvífica de Dios, establecida desde el principio como gracia para el mundo, se hace manifestación histórica unívoca”, de la misma manera que la Iglesia, esa “presencia de Cristo, hecha sociedad para todos los tiempos”, despliega su función universal en los siete sacramentos, que responden a situaciones cruciales de la existencia humana y que son “encarnaciones históricas de la gracia, que siempre está actuando en la historia de la humanidad”.' (Rahner, según W. Kern y A. Batlogg)

 

"Toda filosofía de la religión que convierte en objeto de religión cualquier tipo de correlato de algún aspecto finito del hombre es básicamente falsa. De esa forma, dado que lo “divino” no puede convertirse por principio en correlato objetivado de algún tipo de particularidad racial, de la sangre, del pueblo, del mundo o de alguna otra cosa semejante. Porque el hombre en cuanto Espíritu ha trascendido desde siempre todas esas cosas finitas en la dirección hacia algo que es más que todo."

 

"A partir de los principios cristianos sobre la fe y costumbres no puede deducirse nunca con claridad un modelo de mundo que resulte único y obligatorio. En principio no existe, ni en la forma de entender el Estado, ni en la economía, ni en la cultura, ni en la historia, ningún imperativo preciso y concreto que pueda deducirse como el único verdadero a partir de la doctrina del cristianismo."

 

"Como ser humano y como cristiano, me resulta evidente que soy un cristiano eclesial. La religión debe ser mi propio y mi más libre convencimiento, debe ser experimentada en el centro más íntimo de mi existencia. Pero esta existencia sólo se encuentra en una comunidad y en sociedad, en la medida que se abre a la dinámica del dar y del recibir. Además, el cristianismo es una religión histórica, referida al único Jesucristo. De él he oído a la Iglesia y a nadie más. Por ello no puedo permitirme un cristianismo privado, que sería la negación de su procedencia."

 

 

SEMBLANZA TOMADA DE:

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/r/rahner.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Karl_Rahner

http://ululatus-sapiens.blogspot.mx/2008/04/algunas-frases-de-karl-rahner-sj.html

http://www.unican.es/NR/rdonlyres/A9A87E2D-E1A7-4118-BF52-D413C6C93C0F/79374/Rahner_19041984_.pdf

 

 

 

REGRESAR

Pensadores Católicos

"¿Quién, que vive en íntimo contacto con el orden más consumado y la sabiduría divina, no se sentirá estimulado a las aspiraciones más sublimes?"
¿Quién no adorará al Arquitecto de todas estas cosas?

 

Nicolás Copérnico

Nacidos en Siglo XX

Iglesiaehistoria.com   |   Querétaro, México   |   2017

Todos los Derechos Reservados

Un Areópago del siglo XXI