Iglesiaehistoria.com

INFORME SOBRE LIBERTAD RELIGIOSA EN EL MUNDO

 

 

SITUACIÓN RESPECTO A 2014

PRÓLOGO

Por Padre Jacques Mourad

El sacerdote sirio católico Jacques Murad fue secuestrado por el Daesh (ISIS). Tres meses después consiguió escapar.

 

Soy un sacerdote católico de Siria dedicado tanto a la supervivencia del cristianismo en el corazón de esta tierra bíblica nuestra como a la causa de la construcción de la confianza y el entendimiento entre cristianos y musulmanes.

 

El 21 de mayo de 2015 fui secuestrado por el Daesh (ISIS) en Siria y retenido en Raqqa, ciudad que habían convertido en su capital.

 

Durante 83 días, mi vida pendió de un hilo. Todas las mañanas me levantaba con el temor a que ese día fuese el último. Al octavo día, el wali (gobernador) de Raqqa vino a mi celda y me invitó a considerar mi cautiverio como una especie de retiro espiritual. Estas palabras me produjeron una fuerte impresión; me sorprendió ver que Dios puede servirse incluso del corazón de un alto oficial del ISIS para enviarme un mensaje espiritual a mí. Este encuentro supuso un cambio en mi vida interior y me ayudó a lo largo de toda mi reclusión. Posteriormente me enviaron de vuelta a mi ciudad, Al Qaryatayn, desde donde conseguí recuperar la libertad con la ayuda de un amigo musulmán de la zona.

 

Lo más fácil para mí habría sido caer en la ira y el odio ante lo que me estaba ocurriendo. Pero Dios me mostró otro camino. A lo largo de toda mi vida de monje en Siria, he buscado puntos de encuentro con los musulmanes y medios para que aprendamos los unos de los otros.

 

Estoy convencido de que el motivo de que 250 cristianos y yo hayamos recuperado la libertad ha sido la cantidad de años que llevamos comprometidos en ayudar a todos los necesitados de la región de Al Qaryatayn (tanto cristianos como musulmanes).

 

Para mí, la diferencia entre la vida y la muerte reside en la importancia de la libertad religiosa.

 

 Nuestro mundo vacila al borde de una completa catástrofe desde que el extremismo amenaza con borrar todo rastro de diversidad en la sociedad. Pero si hay algo que nos enseña la religión es el valor de la persona humana, la necesidad de respetarnos unos a otros como un don de Dios.

 

Así es posible tener una fe apasionada en las creencias personales a la vez que se respeta el derecho de los demás a seguir su propia conciencia, a vivir su propia respuesta al amor de Dios que nos ha creado a todos.

 

Agradezco a Ayuda a la Iglesia Necesitada, esta organización benéfica que sigue prestando tanta ayuda de emergencia y pastoral a nuestro pueblo que sufre, por su compromiso con la causa de la libertad religiosa. Este compromiso ha dado como fruto este informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo de 2016.

 

Si queremos romper la espiral de la violencia que amenaza con sepultar nuestro mundo, tenemos que sustituir la guerra por la paz. Hoy, y ahora más que nunca, es el momento de dejar de lado el odio religioso y los intereses personales y aprender a amarnos los unos a los otros tal y como nuestras creencias nos llaman a hacerlo.

 

DATOS DESTACADOS

 

1) Este informe sobre Libertad Religiosa en el Mundo pone de manifiesto que en el período estudiado, la libertad religiosa ha disminuido en 11 (casi la mitad) de los 23 países clasificados como de “Persecución”.

En otros siete de los países incluidos en esta categoría, los problemas ya son tan agudos que apenas pueden empeorar. Nuestro análisis también demuestra que de los 38 países que sufren violaciones graves de la libertad religiosa, el 55 por ciento se ha mantenido estable en lo que a la libertad religiosa se refiere y en el 8 por ciento de ellos (es decir, tres países: Bután, Egipto y Qatar) la situación ha mejorado.

 

2) El informe demuestra que, contrariamente a la opinión generalizada, los Gobiernos no son los principales responsables de la persecución. Agentes no estatales (por ejemplo organizaciones fundamentalistas o terroristas) son los principales perseguidores en 12 de los 23 países en los que se cometen los peores atropellos (categoría “Persecución”).

 

3) Durante el período estudiado se ha asistido al surgimiento de un nuevo fenómeno de violencia basada en la religión que podríamos llamar “hiperextremismo” islamista, un proceso de máxima radicalización con una violencia sin precedentes. Se caracteriza por:

a) El credo extremista y el sistema legal y de gobierno radicales.

b) El intento sistemático de aniquilar o expulsar a cualquier grupo que no se ajuste a sus opiniones, entre los que se cuentan sus correligionarios moderados y los grupos que siguen tradiciones diferentes a las suyas.

c) El trato cruel a sus víctimas.

d) El uso de las redes sociales, sobre todo para reclutar a sus seguidores y para intimidar a quienes se les oponen mediante la exhibición de una violencia sin límites.

e) La repercusión a nivel mundial favorecida por grupos extremistas asociados y el apoyo de redes dotadas con abundantes recursos.

 

Este fenómeno nuevo ha tenido efectos negativos sobre la libertad religiosa en todo el mundo:

a) Desde mediados de 2014 se han cometido violentos atentados islamistas en uno de cada cinco países del mundo, desde Suecia hasta Australia pasando por 17 países africanos.

b) En algunas zonas de Oriente Medio, entre ellas Siria e Iraq, el hiperextremismo está eliminando toda forma de diversidad religiosa y amenaza con seguir haciéndolo en otros lugares de África y del subcontinente indio. Se pretende sustituir el pluralismo religioso por una sola religión.

c) El extremismo y el hiperextremismo islamista que se observan en países como Afganistán, Somalia y Siria han constituido un factor clave en el repentino incremento del número de refugiados que, según las cifras aportadas por las Naciones Unidas sobre el año 2015, ha aumentado de 5,8 millones a 65,3 millones.

d) En Asia Central, los regímenes autoritarios están utilizando la violencia hiperextremista como pretexto para imponer medidas desproporcionadamente fuertes sobre las minorías religiosas, restringiendo todo tipo libertades civiles, entre ellas la religiosa;

e) En Occidente, este hiperextremismo corre el riesgo de desestabilizar el tejido social y religioso. En concreto, en países que esporádicamente son objetivo de los fanáticos y que están sometidos a la presión de recibir una cantidad de refugiados sin precedentes con una fe diferente a la de las comunidades autóctonas, en su mayoría. Un claro efecto dominó ha llevado al surgimiento de grupos de derechas y populistas, a restricciones a la libertad de movimientos, a discriminación y violencia contra los miembros de los credos minoritarios y al deterioro de la convivencia hasta en los colegios públicos.

 

4) Se ha producido un repunte de los atentados antisemitas, especialmente en algunas zonas de Europa.

 

5) Los principales grupos islámicos están empezando a oponerse al fenómeno hiperextremista mediante declaraciones públicas y otras iniciativas en las que condenan la violencia y a quienes están detrás de ella.

 

6) En países como la India, Pakistán y Birmania, en los que una religión concreta se identifica con el Estado nación, se han dado pasos para defender los derechos de ese credo por encima de los derechos de los demás creyentes. Esto ha llevado a la imposición de restricciones más rigurosas a los grupos religiosos minoritarios, mayores obstáculos a la conversión y sanciones más elevadas a la blasfemia.

 

7) En los países clasificados en la categoría de “Persecución”, por ejemplo Corea del Norte y Eritrea, la continua penalización de la expresión religiosa supone la negación absoluta de los derechos y libertades, es decir, prolongadas penas de prisión sin juicio justo, violación y asesinato.

 

8) En los regímenes autoritarios como China y Turkmenistán se ha llevado a cabo una nueva campaña contra los grupos religiosos que se niegan a seguir la línea del partido. Por ejemplo, en la provincia de Zheijang (China) y en las circundantes se han demolido las cruces de más de 2.000 iglesias.

 

9) Al definir el nuevo fenómeno del hiperextremismo islamista, el informe apoya las afirmaciones generalizadas de que los ataques a cristianos, yazidíes, mandeos y otras minorías que llevan a cabo el Daesh (ISIS) y otros grupos fundamentalistas constituyen una violación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio de las Naciones Unidas.

 

 

REGRESAR

Pensadores Católicos

"¿Quién, que vive en íntimo contacto con el orden más consumado y la sabiduría divina, no se sentirá estimulado a las aspiraciones más sublimes?"
¿Quién no adorará al Arquitecto de todas estas cosas?

 

Nicolás Copérnico

Temas para Pensar y Reflexionar

Iglesiaehistoria.com   |   Querétaro, México   |   2017

Todos los Derechos Reservados

Un Areópago del siglo XXI