Iglesiaehistoria.com
Jesús Eucaristía

«Yo soy el pan de la vida. Sus padres comieron el

maná en el desierto y murieron; este es el pan que

baja del cielo, para que quien lo coma no muera. Yo

soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de

este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy

a dar, es mi carne por la vida del mundo.»

(Jn 6, 48-51)

Jesús, el hijo de Dios hecho hombre, es el fundador de la Iglesia. Cristo no escribió una Biblia, sino que fundó una Iglesia: formó hombres y los mandó a hablar y actuar en su Nombre (II Timoteo 2, 2; Lucas 10,16; Mateo 28,19; Juan 20,19-23). Pero también Jesús quiso quedarse con sus discípulos, haciéndose presente en la Eucaristía por la acción sacerdotal llevado a cabo durante la Santa Misa.

 

La vida y la obra entera de Jesús es la base y el fundamento de la Iglesia. Dado que sus palabras fueron pronunciadas para todos los tiempos (Mt 24,35) y él mismo prometió estar con los suyos hasta el fin del mundo (Mt 28,20; Jn 15,1 y 8,12), todo lo que Él es y lo que Él dijo e hizo es esencial para lo que ha sido, ha vivido y es su Iglesia, que él mismo ha fundado en la historia. Jesús ha sido un hombre importante en la historia humana. Alguien con una personalidad capaz de arrastrar tras sí a la gente, no sólo en su tiempo, sino siempre.

 

Jesús dejó a San Pedro como Jefe de su Iglesia,  le dio autoridad suprema:  lo que decidiera aquí en la tierra, Dios lo aprobaría en el Cielo. Además  prometió que el Demonio no podría vencer a la Iglesia. «Jesús dijo entonces a los Doce: «¿También ustedes quieren marcharse?» Le respondió Simón Pedro: «Señor, ¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna, y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Hijo de Dios.»  (Jn 6,67-69)

 

Juan el Bautista, que tenía un gran prestigio entre todos los judíos de su tiempo -hasta Herodes le escuchaba con gusto-, da testimonio a favor de Jesús de Nazaret.  Le llama «el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Este es de quien yo dije: Detrás de mí viene un hombre que es más que yo, porque existía antes que yo Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y permanecer sobre él, ése es el que ha de bautizar en el Espíritu Santo. Y yo he visto y atestiguo que él es el Hijo de Dios» (Jn. 1, 30-34)

 

«Discutían entre sí los judíos y decían: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?» Jesús les dijo: «En verdad, en verdad les digo: si no comen la carne del Hijo del hombre, y no beben su sangre, no viven de verdad. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él».    (Jn 6,52-56)

 

JUNIO  2018

 

Jesús Eucaristía

Iglesiaehistoria.com   |   Querétaro, México   |   2017

Todos los Derechos Reservados

Un Areópago del siglo XXI